por

Tecnología y valores sociales

En mi intervención el martes en la DBS titulada «La empresa del éxito del siglo XXI», empecé disculpándome por no hablar de la empresa del siglo XXI. Como dije, me parecía demasiado pretencioso estando en el año 2010.

En primer lugar hablé de aquellos factores de cambio sobre los que ya escribí en junio en otro post, evidentes en nuestra sociedad en los últimos años, y que tienen un claro impacto en el mundo empresarial. En ese post lo resumía en dos cambios: la globalización y la modificación de la estructura geográfica de la generación de riqueza.

Decía también que el fenómeno de la globalización tiene dos claros orígenes: Por un lado el libre comercio y, por otro, la evolución de la tecnología. El martes me extendí algo más en este segundo origen.

La tecnología ha sido un factor clave para la globalización, pero su influencia va a trascender de este impacto. Desde mi punto de vista la tecnología tiene cuatro grandes campos de influencia:

  1. Cambios en el modelo de producción: En el sector industrial ha significado una ruptura de cadenas de valor desde el punto de vista funcional y geográfico. Esto seguirá, si bien su principal impacto de cambio se ubicará en el sector servicios (entendiendo esto en sentido amplio, incluyendo la medicina). Aunque muy importante, en el fondo no son sino cambios en los modelos de producción.
  2. Cambios en los canales de distribución y de relación con los consumidores: Estamos en los albores de estos cambios, hoy limitados a un limitado e-commerce. El mercado hoy es físico. El mercado virtual es hoy muy pequeño y casi siempre propietario. Pero la globalización, para aquellas empresas que no pueden soportar los gastos de una acción comercial tradicional, pasa necesariamente por Internet para tener acceso a los nuevos mercados. Eso, en sí mismo, es un factor que va a afectar al equilibrio entre mercado real y mercado virtual. Pero además estamos viendo sectores que aparentemente era difícil que pudieran vender sus productos por la Red, y que lo están haciendo ¿quién nos iba a decir el boom del textil virtual? Estamos en los comienzos de un proceso de cambio radical.
  3. Cambio en la organización de las empresas: Hasta ahora, la tecnología ha tenido una gran influencia en los procesos administrativos o de operaciones, lo que podríamos llamar la organización con «o» minúscula. En el futuro, la tecnología influirá en el corazón de la organización. Ya ha sucedido con la desaparición de mandos intermedios y los movimientos de delegación. El siguiente paso es un empowerment más radical. Al final, la capacidad para acceder a la información, es la base organizativa para ubicar los puntos de decisión. Esa capacidad se va a distribuir, y eso cambia el paradigma organizativo.
  4. Cambio en la configuración del marco competitivo: Porque aprovechando las rupturas de cadenas de valor, aparecen nuevas empresas de pequeño tamaño que compiten con las grandes en nichos concretos, pero crecientes. Las grandes empresas, no competirán solo con grandes empresas sino, sobre todo, con una miríada de nuevas organizaciones muy flexibles, que no tienen las limitaciones derivadas de estructuras desarrolladas en otros momentos competitivos. Esto es especialmente claro en el sector IT y es el origen del desarrollo de start-ups, de las nuevas empresas que tanta relevancia están teniendo, de muchas más en el futuro.

A continuación, introduje otros dos factores de cambio. El primero: El cambio en los valores sociales que se derivan en impactos en el gobierno de las empresas, sobre el que también reflexioné en otro post llamado Los cambios de fondo.

Podríamos agrupar estos valores sociales que se derivan en impactos en el gobierno de las empresas bajo el genérico de sostenibilidad. Donde no solo debemos pensar –que es muy importante- sobre la sostenibilidad relacionada con el cambio climático, sino en otros aspectos que influyen más directamente en las empresas. Pensemos en los requerimientos de transparencia y en las exigencias éticas que hoy son un sentimiento social interiorizado y no una exigencia de grupos minoritarios más o menos marginales.

El siguiente factor de cambio del que hablé se refiere a los cambios de valores en las personas individuales y su relación con el trabajo y los proyectos empresariales, unido a la ruptura del paradigma de la empresa que te asegura un lugar donde puedes desarrollar toda tu vida profesional. No me detengo porque creo que para todos estos cambios, son muy evidentes.

Seguro que hay más factores, pero con estos creo que son suficientes para poner de manifiesto la mutación que estamos viviendo, su impacto en la naturaleza de las labores de dirección y el contexto en el que llegó la crisis.

Esta crisis tendrá sus impactos en el mundo financiero (mayor aversión al riesgo), pero, además, creo que va a acelerar los factores de cambio arriba mencionados, y su impacto en la morfología de las empresas. A las empresas se le van a exigir mayores responsabilidades, y su dirección va a ser cada vez más compleja.

En siguientes posts publicaré la segunda parte de mi intervención, en la que pasé a compartir con la audiencia de la DBS algunos puntos de reflexión sobre hacia donde nos llevan todos los cambios mencionados desde el punto de vista de la dirección de empresas y cómo debemos preparar a la gente para el futuro, centrándome preferentemente en el impacto de los cambios sociales.

Los comentarios están cerrados.

Webmentions

  • El impacto de los cambios sociales en las empresas transnacionales - José Ignacio Goirigolzarri noviembre 18, 2010

    […] impacto muy importante de todos los cambios de los que hablaba en el post anterior, es la modificación del marco […]