Sobre la desigualdad de la riqueza (IV): China

El modelo chino de crecimiento en las últimas décadas ha sido –y está siendo- muy peculiar. Y esto es así desde la perspectiva política, hasta su singular conformación de los vectores de desarrollo (exportación e inversión), pasando por la gestión de la dualidad campo-ciudad.

Estas peculiaridades conllevan cuellos de botella de los que las autoridades chinas son conscientes, como quedó en evidencia en la famosa frase de Wen Jiabao, que sirvió de base para la preparación psicológica para el duodécimo Plan Quinquenal, y en la que definía la economía china como «unstable, unbalanced, uncoordinated and ultimately unsustainable».

Pero si en algo creo que todos debemos estar de acuerdo, es en la capacidad que ha tenido China para crear una enorme riqueza en un periodo muy corto de tiempo, con un formidable impacto en la situación de sus habitantes.

De hecho, es una muestra evidente de un desarrollo que ha conseguido, por un lado, cercenar la pobreza como ninguna otra región del planeta, generando, al mismo tiempo, un radical incremento de la desigualdad.

En los medios occidentales, es común leer y oír sobre el «problema» de la creciente desigualdad en China.

Cuando uno va a China percibe claramente (tan claramente que parece una consigna), la preocupación generalizada por la creciente desigualdad entre los habitantes del país. Y no debe extrañar, porque su índice de Gini ha tenido un crecimiento espectacular en las últimas décadas, hasta situarse por encima del de Estados Unidos.

Pero creo que a efectos del impacto real en la calidad de la vida de su población, es mucho más importante otro fenómeno, del que en Occidente se habla mucho menos, y es la espectacular reducción de los niveles de pobreza en el país.

Para valorar la magnitud de este fenómeno, en el siguiente cuadro se recoge la evolución del número de personas que viven por debajo de la línea de pobreza (entendida como 1,25 $ por día), comparando esta evolución con el otro país emergente de referencia en Asia: India.

1981 1990 1996 2005
% % % %
INDIA
Valor absoluto (1) 421 436 442 456
% (2) 59,8 51,3 46,6 41,6
CHINA
Valor absoluto (1) 835 683 443 208
% (2) 84 60,2 36,4 15,9
(1) Número de personas que viven por debajo del umbral de la pobreza. En millones de personas.
(2) Porcentaje sobre el total de población.

Por cierto, esta no es la única gran diferencia entre China e India. Para profundizar en este punto, recomiendo la lectura de un artículo muy interesante de Joseph S. Nye que publicó en el País el año pasado.

En definitiva, China ha creado una gran riqueza en las últimas décadas. Esta riqueza ha dado lugar a una extraordinaria reducción de la pobreza, aunque haya significado un fuerte crecimiento de la desigualdad. La velocidad del proceso le da a China la característica de ser casi «un laboratorio», cuyas conclusiones generan materia de reflexión para todos.

492 Palabras