por

Sobre la desigualdad de la riqueza (III)

Avanzaba en el post anterior que mi propósito iba a ser profundizar en la evolución del número de personas que viven en el planeta por debajo de la pobreza extrema.

He de señalar en primer lugar, que hay una fuerte diversidad de metodologías para realizar estos cálculos (en el anexo de este post se hace una referencia específica) que dan lugar a distintos cálculos sobre el valor absoluto del número de personas que pueden considerarse que viven en situación de pobreza extrema. Lo que todas las metodologías coinciden es en que hay una clara disminución de la pobreza en el mundo en el período 1980-2005 y, en especial, en la segunda parte de ese período.

Entre los distintos trabajos, voy a seguir el de Shao Hua Cen y Martin Revellion, en su versión revisada porque creo que permite unas claras conclusiones operativas.

Estos autores calculan que el número de pobres en el mundo descendió en el período 1980-2005 de 1900 a 1400 millones de personas (en términos porcentuales sobre la población de los países en desarrollo la caída fue muy pronunciada, cayendo del 50% al 25%).

En realidad, esta evolución marca una reducción anual de más del 1% desde el año 90 y pone al mundo en la línea de conseguir los objetivos del milenio (en 1990 se marcó como objetivo, reducir la pobreza en un 50% para el año 2015).

Pero un análisis más pormenorizado por regiones en el mundo, pone de relieve comportamientos muy diferentes. De hecho,

  • Gran parte de la justificación de la caída de los niveles de pobreza en el mundo está en China. En 1981 se estimaba que en China había 835 millones de personas viviendo por debajo de la línea de pobreza (el 84% de la población), mientras que en el 2005 el número se había reducido a los 208 millones (el 15,9% de la población). China se adelantó en casi 15 años al cumplimiento de los objetivos del milenio.
  • Latinoamérica también tiene un buen comportamiento (tras las «décadas perdidas»), en el período 1996-2005 (reducción en más de seis millones en el número de pobres, hasta situar su porcentaje en el 8,2% de la población). Pero no se debe olvidar que, a pesar de esas caídas, el número de pobres en Latinoamérica en el año 2005 (46 millones de personas) era superior al que había en 1981 (42 millones).
  • Por otro lado, resulta decepcionante la evolución del Sur de Asia y, en concreto, India. En India, a pesar de su crecimiento en ciertas regiones y actividades, había en el 2005, 456 millones de personas por debajo del nivel de pobreza (un 41,6% de la población). Aunque el porcentaje de población que vive por debajo del nivel de pobreza ha caído en el periodo analizado (desde el 59,8% al 41,6%), la evolución de la población hace que el número de personas que viven por debajo del umbral, siga aumentando. (En 1981 se estimaba que eran 421).
  • Finalmente, señalar el Africa Subsahariana, donde los progresos son muy escuetos tanto en términos porcentuales (el porcentaje de población por debajo de la línea de pobreza está en un 50%) como en términos absolutos (cuya cifra no para de subir).
  • A modo de resumen, y poniendo todas estas cifras juntas, puede tenerse una visión global en el siguiente cuadro, donde puede observarse que la Iucha contra la pobreza a nivel global empieza a tener resultados significativos a partir de la última década del siglo pasado, tanto en términos absolutos como en términos relativos, coincidiendo con el despertar de los países emergentes.

    AÑO
    Nº pers. con menos de 1,25$/día (a)
    % S/Total Población Países no Desarrollados
    % S/Total Población Mundial
    1981
    1896
    51,8
    42,8
    1990
    1813
    41,6
    34,4
    1996
    1656
    34,4
    28,6
    2005
    1377
    25,5
    21,3

    (a) En Millones de personas

    Dentro de estas cifras se esconde un extraordinario comportamiento de China (al que dedicaremos el siguiente post), un decepcionante comportamiento de India (y en general del Sur de Asia) y un peligroso estancamiento del Africa Subsahariana (aunque sean visibles, en los últimos años, una mejora en algunos países, que puede dar lugar a una cierta visión optimista como la que se recoge en el tratamiento que The Economist da recientemente a la región.

    En todo caso, téngase en cuenta que estamos hablando de poblaciones muy sensibles a cualquier tipo de «shock». Dado que los datos con que contamos tienen un considerable retraso, no sabemos el efecto que durante estos años habrá tenido el impacto (positivo) del crecimiento de los países emergentes y el (negativo) de las crisis de los precios alimenticios o la crisis financiera

    P.D. Las distintas metodologías dan lugar a cálculos muy diferentes en términos del número de personas que viven por debajo de la línea de pobreza.

    Para un resumen del resultado de las diversas metodologías puede consultarse por ejemplo, dos excelentes libros, el de Guillermo de la Dehesa o el de Pankaj Ghemawat.

    Incluso el trabajo que hemos seguido, comienza por una justificación del cambio de resultados por modificación de la metodología respecto a trabajos anteriores, cambios que son significativos en términos absolutos.

    Los que sí es cierto, es que todas las metodologías muestran tendencias similares de reducción de la pobreza en el mundo, y esto será el punto fundamental de argumentación en el resumen que haré de conclusiones.