por

Resumen de verano

Tomé la decisión de no escribir posts durante el mes de agosto. Creía que era bueno tomar una cierta distancia… tras un año de «actividad».

En agosto, y como anunciaba en el último post de Julio, comenzamos con una emocionante firma de Garum con el TEC de Monterrey.

Después pasé unos días visitando ese maravilloso espectáculo de la naturaleza que son las montañas rocosas canadienses.

A mi vuelta, y tal como era esperable, los mercados seguían nerviosos… y me temo que estaremos en esta situación por largo tiempo, tanto como cuanto las autoridades europeas se empeñen en correr por detrás de los acontecimientos.

Tradicionalmente, en el mes de agosto siempre he dedicado un buen tiempo a leer libros de historia. Dado que en Octubre empezaré mi segundo curso de historia del pensamiento filosófico en esa excelente Institución que es la Escuela de Filosofía, he tenido que cambiar de disciplina, y hacer mis deberes, dedicándome a repasar a los sofistas, Sócrates, Platón y Aristóteles… todavía tengo 3 semanas para el comienzo del nuevo curso.

Pero lo anterior no ha impedido que haya leído un libro que lo empecé con curiosidad (producto de la admiración y amistad que le profeso a Rafael Domenech) y lo terminé casi de una sentada (aunque reconozco que haciendo slalom sobre el aparato matemático), por la claridad intelectual de sus planteamientos, el rigor de las propuestas y el contraste de sus resultados. Sinceramente recomendable este libro titulado «The Spanish Economy. A general Equilibrium Perspective», de José E. Boscá, Rafael Doménech, Javier Ferri y Juan Varela, y publicado por Macmillan. Enhorabuena a sus autores.