Sobre la desigualdad de la riqueza

Con éste comienzo una serie de post sobre la desigualdad de la riqueza en el mundo.

Mi idea es estructurarlos en dos partes. En la primera analizaré la evolución de la riqueza entre las distintas regiones del planeta. Mientras que la segunda se concentrará en el análisis de la desigualdad, dentro de los distintos países.

La primera parte me conducirá al análisis de los países menos desarrollados y a la evolución de la pobreza extrema en el mundo. La segunda, la enfocaré más (aunque no solo) en los países desarrollados.

El análisis de la desigualdad es un tema complejo. Esto es especialmente evidente cuando uno se adentra, por ejemplo, en la evolución del número de personas pobres en el mundo. Distintos autores, con distintas metodologías, llegan a conclusiones diferentes en la definición de la frontera de la pobreza extrema o del número de personas que se calcula están por debajo de dichas fronteras en el mundo.

Mi visión en este y otros temas, no va a ser académica (aunque tengo que agradecer la ayuda a los académicos que me han guiado en mi estudio), sino la de pretender sacar conclusiones comunes en términos de tendencias que permitan tener una visión global, sin adentrarme en las discusiones (sin duda muy interesantes) que están por debajo de las diferentes posturas y metodologías.

En definitiva, pretendo compartir las conclusiones a las que he llegado en este proceso de estudio, desde una perspectiva fundamentalmente descriptiva.

263 Palabras

BCE: el riesgo de los efectos secundarios

El último post que publiqué hacía referencia a la situación económica española, a la luz de los acuerdos de la Cumbre Europea.

Mi reflexión partía de los siguientes datos:

  1. Los jefes de gobierno habían decidido concentrarse en la visión financiera del problema, focalizándose en los déficits públicos: su control y la gobernanza para asegurar que eso ocurra.
  2. Europa, globalmente considerada, tiene unas buenas cifras si se compara con Estados Unidos o el Reino Unido, tal como puede observarse en el siguiente cuadro (son estimaciones para el 2011).
    % s/PIB de: Area Euro U.K. USA
    Déficit Público 4.4% 8.9% 9.6%
    Deuda Pública 87.6% 100% 84.4%
    Balanza Cta. Cte. 0.1% -3.1% -2.7%

    Sin embargo, estas cifras, en la práctica, son irrelevantes, ya que la gestión europea no se realiza desde una visión global, sino desde perspectivas fraccionadas (desde cada país).

  3. Por tanto, y a pesar de estas cifras globales, la receta que se definió fue la de contracción, porque se focalizó la resolución en los países «endeudados», sin simetría de acciones en los países «prestadores».
  4. No hay ninguna parte de Europa, (ni en los países en los que se podría hacer) que se decante por medidas más expansivas para aliviar las contractivas adoptadas por los países periféricos.

Las buenas noticias vinieron del BCE, pero advertía yo, que éstas pueden tener efectos secundarios negativos. Hoy me gustaría tratar este problema. La decisión de ampliar la financiación por parte del BCE tiene, sin duda, aspectos muy positivos.

En primer lugar, provee de liquidez a un sistema bancario extremadamente tensionado en términos de caja, lo cual era especialmente importante cara a fin de año (donde tradicionalmente estas situaciones de tensión suelen ser más acuciantes).

En segundo lugar, abre la posibilidad al sistema bancario para un inmediato arbitraje entre esta liquidez y la compra de títulos públicos (ya que los préstamos son al 1% y el rendimientos de los títulos es muy superior. Es lo que los anglosajones denominan el negocio de «carry trade»). Este arbitraje, a su vez, tiene dos efectos positivos:

  • Por un lado, los bancos, al comprar deuda pública hacen que bajen los tipos de interés de la misma, lo que significa un alivio para las primas de riesgo y el coste de financiación de los países.
  • Por otro, mejora las cuentas de resultados de los bancos, lo que en estos momentos es un efecto positivo, y lo mejora por dos vías. La primera y más inmediata porque les permite hacer ese negocio de carry trade al que antes hacía referencia (le viene a uno a la memoria episodios pasados en los que el Sr. Greenspan ayudaba a los bancos en momentos de agobio de resultados, influyendo en la pendiente de la curva de tipos de interés).La segunda, más indirecta, porque al bajar el tipo de la deuda, podrán los bancos bajar también la remuneración de sus depósitos y mejorar sus márgenes financieros.

Dentro de estos aspectos positivos, sin embargo, no incluiría la posibilidad de «desatascar» el crédito privado, ya que estos fondos no tendrían ese destino, sino el del arbitraje. (Se puede esgrimir que ante la bajada del rendimiento de los títulos públicos, llegará un momento en que a los bancos les interese colocar sus fondos en el sector privado. Puede ser, pero eso, en su caso, se producirá en el medio/largo plazo).

Y, desde luego, estas medidas conllevan un riesgo del que tenemos que ser muy conscientes, máxime ante las decisiones que se han tomado en el pasado.

Creo que no es impensable – ni improbable – que en los próximos meses se den nuevas etapas de desconfianza en el mercado sobre los títulos soberanos, que conllevarían un incremento de primas de riesgos y, por tanto, una caída del valor de estos títulos.

Si eso fuera así, y de acuerdo con la decisión de los reguladores de exigir que se considere este menor valor para el cálculo de las necesidades de capitalización de los bancos… estaríamos ante la tormenta perfecta con un déficit de capital de un sistema financiero que tendría una exposición muy superior en activos soberanos. Déficits que tendrían que ser rescatados por Tesoros cuyos títulos valdrían muy poco.

La valoración de que esto suceda la dará el mercado. Dada la importancia del riesgo, cualquier probabilidad de alguna significación actuará como un suelo para el descenso de las primas de riesgo, lo que aguaría en gran medida, los efectos positivos a los que hacía referencia al principio de este post. Personalmente, creo que ese va a ser el caso (dentro de un entorno de fuerte volatilidad).

¿Habría alguna manera de evitar este riesgo? Claramente se evitaría si la intervención fuera directa y explícita desde el BCE. Explícita en el sentido en le que el BCE pusiera un techo máximo al tipo de los soberanos, manifestando su voluntad de compra si los tipos traspasaran ese techo.

¿Cuál sería el riesgo de esta decisión? Que se estaría incrementando la cantidad de dinero en el sistema lo que podría originar inflación en la Eurozona.

Pero este riesgo hay que matizarlo. Por un lado, la preocupación hoy por la inflación parece que no responde en modo alguno a la realidad económica. Por otro, pensemos que desde el comienzo de la crisis el balance de la Reserva Federal se ha incrementado en una cantidad similar al 15% del PIB, el del Banco de Inglaterra en un 10% y el del BCE en un 2%.

Alemania piensa que esto solo debe hacerse si previamente se han embridado las cuentas públicas de los países periféricos. Es un juego en el que la conducción debe ser muy fina, porque no nos podemos permitir un error de apreciación si no queremos entrar en situaciones descontroladas. Ojalá sea así.

1,039 Palabras

España en la crisis

Hay, básicamente, dos formas de analizar los resultados de la cumbre del pasado fin de semana. Desde una perspectiva financiera o desde la visión de la economía real.

La perspectiva financiera (que es la que ha triunfado) parte de que la presión de los mercados sobre las economías periféricas se debe a que estos países tienen niveles de Déficit público y Deuda Pública excesivos. Y que, por tanto, este debe ser el principal foco de atención. Supuesto que esto se arregle –o al menos se encauce- se comenzará a tender a un nuevo equilibrio. Es por ello que los acuerdos adoptados van en esa misma línea (déficit estructural, límites de déficit y recortes de deuda) y los avances en gobernanza son coherentes con este objetivo.

Dado que eso es lo que se debe conseguir, conviene presionar a los distintos países, oponiéndose la Unión a compras masivas por parte del Banco Central Europeo… Por no hablar (que no se puede) de los Eurobonos. Pero como se aprieta, pero no se quiere ahogar, se han tomado una serie de medidas en la buena dirección (es decir, en la de relajación) por parte del BCE para intentar evitar que los mercados aborten el acuerdo antes de que se empiece el difícil proceso político para llevarlo a cabo.

Creo que esto no es sino otra «línea Maginot» y, desde luego, opino que la «barra libre» del BCE a los bancos, como medio para salvar a los países, tendrá efectos colaterales negativos en el medio plazo. Pero no es este mi punto en el día de hoy.

Mi punto hoy es cómo afecta esto a España.

Cualquiera que haya leído este blog conoce mi posición crítica sobre la eficiencia de nuestras Administraciones Públicas y su falta de reacción ante la crisis (con crecimientos de plantillas hasta, al menos, el primer trimestre de este año). Por tanto, que pidamos disciplina y austeridad al Sector Público es algo que debemos empujar y aplaudir.

Pero dicho eso. Este no es el único problema de España ni, probablemente, el más importante.

España tiene en estos momentos un problema de liquidez que se transformará en su problema de solvencia si no se consiguen bajar los costes de funding. Para rebajar el coste del funding de forma estable (e insistiría en este punto), se requieren dos tipos de condiciones.

Por un lado, medidas en el corto plazo de corte financiero y, por otro, generar perspectivas de crecimiento en el medio y largo plazo.

A corto, las medidas deben centrarse en generar credibilidad (embridar el déficit fiscal) y presionar para el necesario apoyo financiero europeo. Pero esto, que es necesario, no es suficiente, porque sin crecimiento no habrá solución estable.

Un crecimiento sostenible exige darle la vuelta a los déficits de cuenta corriente (al final, esto es como una familia, si no ahorramos no podremos pagar nuestras deudas). Lo que, máxime ante la política prusiana de austeridad impuesta por los países que tienen otras alternativas, exige poner nuestro foco con todo el brío en el equilibrio importaciones / exportaciones. Y esto nos conduce, necesariamente, a hablar de competitividad, porque nuestro crecimiento pasa por una espectacular mejora de nuestra competitividad.

La mejora de nuestra competitividad, de forma realista, no puede recaer sólo en las políticas deflacionarias, porque son recetas que están bien para exponerlas en las conferencias, pero impensables de llevar a la práctica sin un costo político, social y de cohesión inasumible (obsérvese que he utilizado “sólo”, porque parte sí tiene que venir por esta vía). Debemos buscar más medidas.

Cuando hablamos del crecimiento de competitividad, nos suele gustar recrearnos con un «cambio de modelo cuyo» contenido nunca va más allá de los tópicos sobre la necesidad del I+D+I o de la innovación.

Y, sin embargo, lo que debemos es tomar medidas menos «conceptuales», pero más relevantes en el corto plazo. Estas medidas, que siempre están enlazadas con la idea de una mayor competencia, las conocemos y están diagnosticadas… Pero no las tomamos.

Y no me refiero sólo al mercado laboral (cuya necesidad es perentoria), sino a los mercados de demanda, cuya regulación y falta de competencia nos lleva a distorsiones de mercado / precios, y derivan en que se mantengan unidades productivas manifiestamente ineficientes.

Necesitamos pensar e invertir en el futuro y no anclarnos en la defensa de un status quo insostenible.

Y esto afecta a sectores con empresas de tamaño pequeño/medio (recomiendo la lectura del informe de Fedea-McKinsey) y a sectores de empresas de gran tamaño (Ej. sector financiero ó sector energético). Llevamos mucho tiempo hablando de estos temas, pero con muy escasa toma de medidas efectivas.

Soy consciente de que esto es más difícil y políticamente más complejo que el mero control de gastos (que ya de por sí lo es), pero es la única vía para el crecimiento, que es la condición indispensable para evitar un círculo vicioso dramático.

Pero es que, además, un plan bien estructurado y bien explicado es el modo de devolver la ilusión a la ciudadanía que, en los momentos actuales, solo tiene una referencia: «los recortes».

P.D. Dentro de estas medidas no todas tienen un impacto en el corto plazo, pero este no debe ser el único baremo, porque si así fuera, nos volveríamos a olvidar del problema estructural más importante para un crecimiento sostenible con cohesión social que es, sin duda, la educación.

974 Palabras

Exito en el primer Día Garum América

El primer día Garum América fue un éxito.

Estoy muy agradecido del recibimiento que tuvimos en Montevideo, tanto en el ámbito oficial como en el del entorno empresarial y académico.

Empezando por el Ministro de Industria, Energía y Minería, Sr. Roberto Kreimerman, que tuvo el gesto de hacer el discurso de apertura, por la Cámara Mercantil de Productos del País, que nos cedió su maravillosa sede, y siguiendo por todos los ponentes que estuvieron a gran altura.

También quiero agradecer el apoyo de nuestros amigos argentinos, que nos acompañaron en un día tan importante para nosotros. Mención especial merece la presencia del Cónsul Argentino en Montevideo. Y desde luego, fue una gran satisfacción contar con los representantes de todas las Universidades que hoy conforman la Red Garum.

En la web de Garum iremos colgando las presentaciones. Les recomiendo que las vean.

Nuestro objetivo en los días Garum es que éstos sean un semillero de ideas para el apoyo a los nuevos emprendedores. Y para ello contamos con experiencias muy ricas y complementarias, y visiones originales y provocadoras.

No me cabe duda que los ponentes ayudaron a mejorar la calidad de nuestras conversaciones.

Comenzamos con Ron Jones, CEO del Grupo Cooperativo Evergreen de Cleveland. Ron nos explicó un caso singular de cambio en una comunidad por medio de la acción empresarial. Es, sin duda, un auténtico Business Case en el que confluyen los intereses de crear trabajo y riqueza a través de una cooperativa, sirviendo a empresas de Cleveland en rabiosas condiciones de mercado, y consiguiendo evitar el deterioro del centro de la ciudad.

A continuación, David de Ugarte (fundador de Las Indias), reflexionó sobre el concepto de «empresa social». Lo hizo, huyendo de los convencionalismos y profundizando en los ingredientes que estas empresas deben tener para cumplir, al mismo tiempo, su función social y conseguir éxito en el mercado.

En este contexto, reflexionamos sobre cultura, actitudes y valores. ¿Cómo conseguir que florezcan emprendedores en nuestras sociedades?. Leticia Britos-Cavagnaro lo hizo con su experiencia que combina la academia (Universidad de Stanford) y su labor de consultoría desde su firma Lime Design Associates.

Arturo Torres, por su lado, enfocó su presentación desde dos vectores. Primero estudiando lo que para el TEC está siendo un foco de atención muy importante: La empresa familiar. Y segundo, dando los resultados de los avances que hemos tenido en la Red Garum en el proyecto de mejores prácticas de incubación.

A ver el estado de avance de los proyectos Garum se dedicó también a la presentación de Juan Tomás García, que explicó Bazar. En las próximas semanas tenemos importantes presentaciones de Bazar en Argentina, Chile y Brasil.

Finalmente, John Robb hizo una brillante presentación sobre lo que los cambios que estamos viviendo significan para las personas y comunidades, y esbozó lo que en su opinión, será un cambio disruptivo total, que es el desarrollo de la producción local en el medio plazo, cambio de impacto político, social y económico. No se pierdan su intervención.

533 Palabras

Primer Día Garum América en Montevideo

El próximo jueves 27 de Octubre celebraremos el primer Día Garum América en Montevideo. Es un hito muy importante para Garum Fundatio.

La jornada contará con la apertura del Ministro de Industria, Energía y Minería del Uruguay Roberto Kreimerman. Para nosotros es todo un honor, y desde aquí quiero agradecérselo públicamente. También contaremos con la presencia del Presidente de la Cámara Mercantil del Uruguay, Pedro Otegui, al que también desde aquí quiero agradecerle todo su apoyo. En Garum estamos muy agradecidos a la extraordinaria acogida que estamos recibiendo en Uruguay.

Nuestro objetivo es que estos Días Garum sean un semillero de reflexión, porque si queremos cambiar la realidad y apoyar de verdad al nacimiento de nuevos proyectos empresariales, necesitamos creernos que debemos modificar actitudes, abrirnos a los futuros que vienen y a las críticas de todo tipo de paradigmas.

Y para ello necesitamos compartir ideas brillantes y provocadoras, junto a experiencias novedosas y diferentes.

Y para ello necesitamos ponentes de muy alto nivel, como los que tendremos el próximo jueves en Montevideo, y a los cuales les quiero agradecer su esfuerzo y su compromiso.

Gracias, por tanto, a Ron Jones, Leticia Britos, David Ugarte, Arturo Torres y John Robb. Y gracias también a Juanto García y Jorge de la Mora que nos harán la presentación «oficial» de Bazar.

Compartiré en este blog las conclusiones más importantes del evento, que seguro resulta tan interesante como el que tuvimos en Bilbao el pasado mes de Febrero en el primer Día Garum Europa.

269 Palabras

Sobre educación: formación continua y desempleo

Acaba de aparecer la publicación anual de la OCDE sobre la situación de la educación en sus países miembros. Dado que, desafortunadamente, los números que se recogen no modifican en lo sustancial el análisis que hacía en un post de hace un año, voy a repetir aquí las conclusiones que allí expuse. Para las personas interesadas en la argumentación numérica de dichas conclusiones, les recomiendo la lectura del mismo.

Debemos entender que no hay sociedad capaz de crear riqueza y cohesión social de forma sostenible sin una educación excelente.

La situación de España es mala. Calificativo que debemos emplear sin matices. Lo hemos visto en este rápido repaso, y eso que el centro de comparación que he utilizado ha sido el europeo… que tampoco es la referencia de la excelencia.

Está bien que hablemos de los fondos de investigación a las Universidades… pero ese no es el problema de fondo. El problema es mucho más estructural.

Está bien que hablemos de más medios… pero hemos de definir para qué y cómo se van a utilizar. Hoy uno tiene la impresión de que el espectacular incremento de gasto per cápita que se ha producido en la Universidad, ha sido una ocasión perdida.

No hay cambio de modelo productivo (como pomposamente se dice)… sin recursos humanos que lo sustenten.

Los cambios en la educación no tienen un efecto en el corto plazo, son políticamente complejos, afectan a fuertes corporativismos, y transcienden de periodos electorales singulares. En definitiva, no son políticamente atractivos.

Esto es lo que explica que a pesar de que la mejora del sistema educativo es la variable más importante para la productividad de un país, para su competitividad y, en consecuencia, para la creación de riqueza, la realidad es que no tiene ninguna prioridad en la agenda política.

Esto no nos debe llevar al desánimo, sino muy al contrario, a un planteamiento enérgico y comprometido, porque de la educación depende nuestro futuro, y el de nuestros hijos.

Paralelamente, el Servicio de Estudios de BBVA acaba de publicar un excelente trabajo sobre desempleo juvenil. Algunos puntos de este artículo me han conducido a profundizar, no ya en el desempleo juvenil, sino en la educación permanente de nuestros adultos, y muy en concreto sobre la inversión que estamos haciendo en educación para los desempleados.

El tema es fundamental. Por un lado estamos hablando del problema social más importante del país. Y por otro, al final, el desempleo de un país es la muestra de un desequilibrio entre las capacidades y conocimientos de sus profesionales y las demandas de los mismos por parte del mercado (de un mercado crecientemente globalizado).

Y a todo ello debemos unir que más del 40% de nuestros desempleados llevan más de 12 meses en el paro, lo que además de agudizar el drama social, rebaja las posibilidades de encontrar un trabajo, máxime si no pueden acceder a un reciclaje formativo de calidad.

En un mundo de cambio acelerado, la formación continua es una exigencia. En España, no solo tenemos un problema en la formación de los jóvenes, sino también en el «reciclaje» de los mayores. Así, en el año 2010, solo el 14,6% de la población entre 18 y 64 años recibió formación «extra escolar», frente al p.e. 37% de Dinamarca. Esto es especialmente importante, si consideramos los porcentajes de fracaso escolar que tenemos en nuestro país.

Pero mi interés hoy es poner el foco en las Políticas Activas de Empleo en España (P.A.E.) y comparar las mismas con la de otros países europeos.

(El análisis, si no se señala otra cosa, se hace sobre el promedio del período 2005 – 2009, que es el último disponible a efectos comparativos. Probablemente, y dado el incremento del desempleo posterior, esta comparación conduce a conclusiones más benignas para el caso español).

Estos son algunos puntos relevantes:

  • Comencemos con una primera constatación, y es que el porcentaje que se destina a las P.A.E.’s, sobre el total de fondos destinados a políticas de empleo fue en España un 26,9%, inferior a la media Europea (UE -15) y muy lejos de los países nórdicos (p.e. 46,2% en Suecia o 37,2% en Dinamarca).
  • Centrándonos en los P.A.E.’s, y cuando se mide en relación con el PIB, la situación española compara bien con la europea. Pero, por contraposición con lo que vimos en la educación convencional, si la medición la hacemos en términos de inversión «per cápita» (sobre el número de personas que buscan empleo) las conclusiones (y éstas son las relevantes) son diametralmente distintas.
  • Así, la inversión per cápita en España es de 1.740 Euros, inferior en más de un 12% a la media de la UE-15, y desde luego a gran distancia de los países de referencia como pueden ser los Países Bajos y Dinamarca (cuya inversión per cápita está entre 3 y 4 veces la española).
  • Pero es que, además, cuando se analiza el destino de estos fondos se concluye que en España se prefiere bonificar cuotas de contratación y mantenimiento del empleo (a lo que dedicamos el 50% de los fondos P.A.E.’s por un 25% en la UE -15)…
  • Cuando a la formación y orientación laboral dedicamos el 28,3% de los fondos, mientras que en la UE -15 el porcentaje asciende al 54% (y ello por no hablar de nuevo de Dinamarca, que concentra el grueso de la inversión en esa partida).
  • Además, debe tenerse en cuenta que los esfuerzos de formación contenidos en las P.A.E.’s no van dirigidos únicamente a los desempleados. De hecho, en España en el año 2010, menos del 7% de las personas que acudieron a esos cursos eran desempleados.

    (En los presupuestos del 2011, ya en el pico del nivel de desempleo, solo se prevé dedicar el 34,2% de los fondos a las personas que están buscando trabajo).

  • En definitiva en el año 2010 hubo, aproximadamente, unas 250.000 acciones de formación dirigidas a los parados (compárese con el colectivo total de desempleados), pero es que cuando se profundiza en el tipo de acción formativa desarrollada, las conclusiones son también esclarecedoras:
    • Un 25% de los parados que atendieron los cursos adquirieron conocimientos «genéricos» de información y gestión.
    • El 50% de los asistentes recibieron cursos de menos de 200 horas de duración.
    • Sólo el 19,3% completó un programa de 400 o más horas.
  • Estos datos deben evaluarse a la luz de dos consideraciones:
    • La primera, el problema estructural de educación que tiene la población española, como consecuencia del abandono escolar.
    • La segunda es que casi 2/3 de los empleos que se han destruido en la crisis se han concentrado en Construcción, sector que no cabe esperar absorba esos puestos ni en el corto ni en el largo plazo, lo que requiere un radical proceso de formación.

Creo que con estos datos es suficiente para ver que la educación a este nivel es, posiblemente, incluso más deficiente que la situación de la educación tradicional, que como decía al principio es mala (sin matices). Y ello nos conduce, de nuevo, a las mismas conclusiones.

La educación de las personas no solo tiene un impacto directo en la productividad de un país y en su nivel de vida, sino en su autoestima y capacidad de independencia. Y ello afecta a personas de cualquier edad. España es un país muy dual también en educación, pero es evidente que, para la gran mayoría, la educación/formación que se les ofrece es muy pobre, lo que en parte puede ser debido al volumen de recursos asignados, (siempre ampliable por definición), pero, sin duda, en una proporción muy superior el origen de la situación es la deficiente gestión de esos recursos, que exige reformas de gran calado.

Sería una gran aportación al futuro del país que en la campaña electoral se hablase de la educación con el rigor necesario y no en base a slogans y manidos estereotipos. La situación lo exige. La esperanza de que sea así, la verdad es que yo la tengo bajo mínimos… máxime viendo cómo ha comenzado la cosa.

1,455 Palabras

Nacionalismos asimétricos

En los últimos días estamos siguiendo en la prensa la discusión existente en el Consejo de Repsol.

Es lógico que la operación de toma de control levante recelos, dada las características de los socios. Por un lado, el hecho de que un socio sea una empresa como Sacyr, con un fuerte nivel de endeudamiento, en una actividad deprimida, que necesita inyecciones de caja con urgencia, y que se enfrenta a una difícil refinanciación a corto plazo. Por otro, una empresa de propiedad estatal como es Pemex (que llueve sobre mojado tras la experiencia de Endesa).

En todo caso, Repsol es una empresa privada y lo que discuta su Consejo bien discutido está. A ellos compete la decisión que tomen.

Pero al hilo de esta cuestión ha vuelto a aparecer el «ruido» de la españolidad como argumento para decantarse por una u otra opción. Además, esta es una cuestión en la que opinan públicamente personas (algunas con responsabilidades Públicas) que no sé si tendrán acciones de Repsol, pero que, en todo caso, no lo hacen en su calidad de accionistas.

El problema de utilizar públicamente el argumento de la «españolidad», además de consideraciones de fondo, es que, en este caso, resulta hasta extravagante, porque inmediatamente podría replicarse con la causa de la «mexicanidad».

No debemos olvidar, por ejemplo, que más del 40% de la cuota de mercado del sistema financiero mexicano está en manos de bancos españoles. Que el mayor banco mexicano (BBVA Bancomer) es 100% de un banco cuya razón social está en España, y que cuando este banco español (BBVA) entró a participar en Bancomer, tuvo que enfrentarse a una contraoferta por parte de (entonces) un banco mexicano (Banamex). En esa batalla el gobierno mexicano tuvo un equilibrio exquisito, como lo tuvo posteriormente, cuando BBVA amplió su participación hasta el 100%.

Y aunque podría poner ejemplos de otros sectores, he elegido el caso de la Banca porque me imagino que puede considerarse un sector «tan» estratégico como el de la energía.

Los nacionalismos económicos asimétricos y de vía estrecha no tienen cabida en un mundo como el que estamos viviendo. Creo que en estos temas es exigible un mínimo de rigor y seriedad, porque las armas las carga el diablo.

401 Palabras

Financiación y conocimiento en el Uruguay

Ayer fue un día importante para Garum. Terminamos unas jornadas en las que hemos colaborado con dos Universidades Uruguayas de referencia: La UCU y la ORT. El evento fue dedicado a modelos de financiación de nuevos proyectos empresariales.

El formato fue novedoso. Tuvimos dos jornadas, y en cada una de ellas dos ponentes. Dado que pretendíamos ofrecer visiones distintas tanto desde el punto de vista del modelo de negocio como desde el punto de vista geográfico, pensamos que la manera más eficiente era grabar un vídeo por parte de cada uno de los ponentes, para que posteriormente, entraran en conexión on-line con el fin de responder a las preguntas de la sala.

Estamos muy contentos del resultado. Este formato ha probado ser muy adecuado, por lo que nos proponemos repetirlo con otros temas y en otros lugares. Estamos muy abiertos a recibir propuestas.

El éxito de los dos eventos tuvo lógicamente, su base en la excelente colaboración por parte de las dos Universidades convocantes.

Pero creo que interpreto bien el sentir general al decir que un acontecimiento de este tipo tiene el nivel que tienen sus ponentes. Y el nivel de los cuatro ponentes fue excepcional.

En primer lugar, Yuval Cohen socio de StageOne, que es un Venture Capital Fund de Israel.

En segundo lugar, José Martín Cabiedes, que es socio de Cabiedes & Partners, el fondo de Seed-Capital más importante de España.

En tercer lugar, Gonzalo Martín Villa, responsable de Wayra, que es el ambicioso programa de Telefónica para Latinoamérica y España de establecimiento de incubadoras para proyectos con alto valor tecnológico.

Y, finalmente, Alvaro Rodríguez Arregui, que es socio de Ignia. Ignia es un fondo mexicano dedicado a invertir en proyectos que tienen como objetivo servir a consumidores de la base de la pirámide. Ignia es el mayor fondo de Latinoamérica con este enfoque.

A todos ellos, mi agradecimiento y felicitación por sus excelentes intervenciones. Y, por supuesto, al equipo de Garum por la organización de todo el evento.

353 Palabras

Sobre deudas soberanas

Cuando comenzó la crisis algunos gobiernos tuvieron que rescatar a sus sistemas financieros. Esto es lo que ha quedado en el recuerdo, y por tanto, se hace una correlación directa entre déficit publico/deuda pública y ayuda a la banca.

La verdad es que esta ecuación, salvando el caso irlandés, no es real (al menos, de momento). En la práctica, el apoyo a los sistemas financieros en términos netos (parte se ha devuelto) representa porcentajes acotados de los déficits generados. El ejemplo de España (el apoyo a las Cajas) es paradigmático. Las «ayudas» (en términos de capital) no llegan a 20.000 millones de Euros. Un 2% del PIB, que debe compararse con el crecimiento de la deuda pública desde el año 2008.

Los déficits públicos y los incrementos de deuda pública tienen su origen en la caída de recaudación (especialmente sensible en países como España, con sistemas fiscales escorados hacia un sector -el inmobiliario- directamente afectado), los planes de estímulo y los requerimientos derivados de los necesarios apoyos sociales (ej. desempleo).

Sea como fuere, la cuestión es que estos masivos endeudamientos han derivado en que, para algunos países europeos, se haya puesto en cuestión su capacidad para repagar su deuda, cotizando esa posibilidad en términos de descuento del valor de esos bonos en el mercado (o subiendo los tipos de interés, que es lo mismo). Es a lo que se denomina riesgo país: En el caso europeo, la diferencia de tipos de interés de la deuda de un país respecto al de la deuda alemana.

Paralelamente, debe tenerse en cuenta que los sistemas financieros han sido, tradicionalmente, los tenedores más importantes de la deuda pública de sus países. De hecho, la deuda pública es el activo tradicional para la gestión de los balances de los bancos, y ello porque se «entendía» que tenían dos características básicas: ser activos muy líquidos y, además, «sin riesgo» (si estaban emitidos en moneda nacional)

El problema es que estos activos «sin riesgo» se han convertido hoy en algunos países europeos en «activos tóxicos».

¿Cuánto vale realmente la deuda de los Estados? se preguntan los inversores. Las autoridades dicen que vale el nominal… pero los inversores no se lo creen. Y no les sirve que los reguladores permitan a los bancos mantener las deudas públicas a valor nominal… la desconfianza crece y se concreta en el riesgo país y, en los sistemas financieros de estos países, que son grandes detentadores de esas deudas públicas.

En una situación de aversión al riesgo como la que vivimos, eso significa una caída muy fuerte de las acciones bancarias (por no hablar de los Bancos Españoles, Société Génerale cotiza a 0,3 valor libros), y grandes tensiones de liquidez. Esto se ha traducido en un corte radical de liquidez, por parte de los fondos americanos, para los Bancos Europeos, pero entre los mismos Bancos Europeos tampoco se nutren de liquidez… por desconfianza en el futuro y en sus colegas.

¿Cómo acaba todo esto? Consiguiendo que la deuda pública vuelva a ser considerada un activo libre de riesgo o, por lo menos, un activo de riesgo definible. Esta es la razón primera de los problemas del sector financiero que hoy estamos viviendo. (Solventado este problema, habrá otros, pero la resolución de éste es conditio sine qua non).

No se puede hablar de crédito a los Bancos y, en consecuencia, a la economía si no resolvemos primero el problema de la deuda soberana (es un efecto colateral, peculiar y extraño de lo que los economistas denominan «crowding-out»)… Y ello pasa por las medidas que todos conocemos, y que expresadas de diversas formas, significan más «Europa» desde el punto de vista financiero y fiscal. No enfrentarse al nudo gordiano del problema hace imposible la solución estable de la crisis financiera.

¿Y mientras tanto? El BCE va a tener que seguir proveyendo liquidez al sistema bancario europeo. Esa idea de que tiene que ir bajando las facilidades de liquidez, es, desafortunadamente, de una extraordinaria falta de realismo. Y el ejemplo de la semana pasada no es sino una muestra que, me temo, deberá repetirse en modalidades diversas de aquí a fin de año.

En mi opinión las aportaciones de liquidez que son tan bien recibidas por los mercados en el corto plazo, son pan para hoy y hambre para mañana, porque este es uno de los pocos casos en los que es evidente que se pretende solventar un problema de solvencia (real o percibida) con medidas dirigidas a solucionar problemas de liquidez. Y esto, llevado al límite, conduciría a que solo hubiera un único oferente mayorista de liquidez (el BCE) que, en consecuencia, sería quien asumiría el riesgo.

Y alguien se puede preguntar, ¿pero con esta política no está asumiendo el BCE (que es de todos los europeos) un riesgo extraordinario de impago de unos bancos cuyos balances están lastrados por una deuda pública que no se quiere asegurar entre países? Y mi respuesta, en esencia, es que sí… Aunque se me rebata retóricamente con el argumento de la pignoración de títulos exigida (que queda muy bien, pero que no tiene peso real en situaciones de stress máximo).

La única ventaja de esta manera de operar es que no nos enfrentamos a las tensiones y decisiones políticas que se requieren para solucionar el fondo de la cuestión. Su desventaja es que no solucionamos el problema de fondo, el agujero se nos está haciendo más grande, y su explicación a la población sería cada vez más difícil.

Pero daría un paso más. Hablar de la capitalización de la Banca en este momento, y como «medio para acabar con la inestabilidad», no parece adecuado. ¿Capitalizar sobre qué valor de la Deuda Soberana? ¿El que digan sus gobiernos? ¿Algún gobierno va a dar fondos de contribuyentes a una entidad privada para compensar un «default» que está jurando no se producirá?.

Es posible que haya que capitalizar la banca europea (y aquí la situación va por barrios), pero hagamos las cosas con criterio, porque sin resolver la cuestión de fondo (que la deuda deje de ser un activo tóxico) no se puede aspirar a una situación de estabilidad. Es imposible tener estabilidad en un círculo vicioso en el que se retroalimenta el riesgo financiero y el soberano.

Paralelamente cada cual debe trabajar duramente en la reestructuración de sus sistemas (y el ejemplo español es claro, aunque no el único)… pero distingamos planos de problemas y responsables de la gestión de cada uno de ellos.

Y obvio es decir, que en este contexto, cuestionarse por la capacidad de conceder préstamos por parte de la banca europea es una pregunta que roza la ingenuidad.

1,198 Palabras

Capacidad innovadora y cultura emprendedora

En las lecturas de la vuelta de verano me he encontrado con un excelente artículo en FT sobre Israel y su capacidad innovadora. Desde este punto de vista, Israel es, sin duda, un ejemplo para el resto de países.

El artículo es interesante porque reflexiona, por un lado, sobre la situación actual de los sectores de alta tecnología y los retos para la posición que tiene Israel en el mundo de las start-ups. Y, además, trata el descenso de la calidad de la educación en el complejo entramado social de los últimos años en ese país.

Si tuviera que elegir una frase del artículo cogería la de Yossi Vardi (que fue la persona que fundó la primera compañía de software del país en 1969): «Por miles de años una madre judía quería que su hijo fuera un doctor. Ahora en Israel, lo que quiere es que sea un fundador de una start-up».

168 Palabras