Nacionalismos asimétricos

En los últimos días estamos siguiendo en la prensa la discusión existente en el Consejo de Repsol.

Es lógico que la operación de toma de control levante recelos, dada las características de los socios. Por un lado, el hecho de que un socio sea una empresa como Sacyr, con un fuerte nivel de endeudamiento, en una actividad deprimida, que necesita inyecciones de caja con urgencia, y que se enfrenta a una difícil refinanciación a corto plazo. Por otro, una empresa de propiedad estatal como es Pemex (que llueve sobre mojado tras la experiencia de Endesa).

En todo caso, Repsol es una empresa privada y lo que discuta su Consejo bien discutido está. A ellos compete la decisión que tomen.

Pero al hilo de esta cuestión ha vuelto a aparecer el «ruido» de la españolidad como argumento para decantarse por una u otra opción. Además, esta es una cuestión en la que opinan públicamente personas (algunas con responsabilidades Públicas) que no sé si tendrán acciones de Repsol, pero que, en todo caso, no lo hacen en su calidad de accionistas.

El problema de utilizar públicamente el argumento de la «españolidad», además de consideraciones de fondo, es que, en este caso, resulta hasta extravagante, porque inmediatamente podría replicarse con la causa de la «mexicanidad».

No debemos olvidar, por ejemplo, que más del 40% de la cuota de mercado del sistema financiero mexicano está en manos de bancos españoles. Que el mayor banco mexicano (BBVA Bancomer) es 100% de un banco cuya razón social está en España, y que cuando este banco español (BBVA) entró a participar en Bancomer, tuvo que enfrentarse a una contraoferta por parte de (entonces) un banco mexicano (Banamex). En esa batalla el gobierno mexicano tuvo un equilibrio exquisito, como lo tuvo posteriormente, cuando BBVA amplió su participación hasta el 100%.

Y aunque podría poner ejemplos de otros sectores, he elegido el caso de la Banca porque me imagino que puede considerarse un sector «tan» estratégico como el de la energía.

Los nacionalismos económicos asimétricos y de vía estrecha no tienen cabida en un mundo como el que estamos viviendo. Creo que en estos temas es exigible un mínimo de rigor y seriedad, porque las armas las carga el diablo.

2 Comentarios

+ Añade tu comentario

2 Trackbacks/Pingbacks

  1. Detalles del trio Pemex-Sacyr y Repsol - Mayra Rodríguez

    [...] Y en el otro extremo el Ministro de Industria propone mantener la españolidad de Repsol y aseguró que lo «único» que preocupa al Gobierno es que Repsol «caiga en manos extranjeras» e insistió en que Pemex le aseguró en una reunión su voluntad de mantener la españolidad de la petrolera. Lo cierto es que en esta disputa de accionistas muchos tienen que decir sobre el tema y pocos que hacer. [...]

  2. Detalles del trio Pemex-Sacyr y Repsol « Latoc.info

    [...] Y en el otro extremo el Ministro de Industria propone mantener la españolidad de Repsol y aseguró que lo «único» que preocupa al Gobierno es que Repsol «caiga en manos extranjeras» e insistió en que Pemex le aseguró en una reunión su voluntad de mantener la españolidad de la petrolera. Lo cierto es que en esta disputa de accionistas muchos tienen que decir sobre el tema y pocos que hacer. [...]

Blog desarrollado y mantenido por José Ignacio Goirigolzarri, con la colaboración del Grupo Cooperativo de las Indias.