por

Benjamin Franklin

Siguiendo con la «saga histórica«, este verano he estado leyendo una excelente  biografía de Franklin.

Franklin fue un personaje versátil y extraordinario. En su larga vida unió actividades muy diferentes y sobre todo fue una persona admirada y querida.

Su exquisito comportamiento hace concluir a Morgan, el autor del libro, la dificultad de conocerle, porque «es difícil distinguir en él entre sus impulsos naturales y sus principios«.

Abandonó los negocios a la edad de 42 años (ya había acumulado un patrimonio suficiente) y tuvo dos grandes intereses a lo largo de su longeva vida.

El primero, sin duda, su país.  Ha quedado como uno de los padres de la independencia americana. Pero a esa defensa radical (que le hizo enfrentarse a su único hijo) llegó por la decepción que le produjo el comportamiento de Inglaterra. Franklin soñó durante mucho tiempo -y luchó por ello – en un feliz acomodo entre Inglaterra y América, bajo una misma corona. Solo la febril resistencia inglesa a abrirse a los diferentes le llevó a los brazos de la independencia …

Y es que suele ocurrir que los que se creen los depositarios de las esencias son los causantes de las diásporas.

El segundo aspecto conocido y reconocido en Franklin es su actividad científica, traducida en múltiples inventos y descubrimientos. Y aquí también Franklin mostró su originalidad y generosidad. Sirva una anécdota como ejemplo.

El Gobernador de Pensilvania estaba tan impresionado con el diseño de una estufa de aire realizado por Franklin, que le ofreció a éste una patente de invento por 10 años. Franklin lo rechazó, como anteriormente había rechazado ofertas de este tipo.

La cuestión era un tema de principios que lo explicó de la siguiente forma (la traducción es libre):

de la misma manera que tenemos grandes avances por los inventos de otros, debemos estar muy felices con la oportunidad de servir a otros con nuestros inventos, y esto se debe hacer de forma libre y generosa.

Franklin tenía entonces 37 años.

También aquí tenemos material de reflexión que podemos aplicar a nuestro tiempo.