por

Capacidad innovadora y cultura emprendedora

En las lecturas de la vuelta de verano me he encontrado con un excelente artículo en FT sobre Israel y su capacidad innovadora. Desde este punto de vista, Israel es, sin duda, un ejemplo para el resto de países.

El artículo es interesante porque reflexiona, por un lado, sobre la situación actual de los sectores de alta tecnología y los retos para la posición que tiene Israel en el mundo de las start-ups. Y, además, trata el descenso de la calidad de la educación en el complejo entramado social de los últimos años en ese país.

Si tuviera que elegir una frase del artículo cogería la de Yossi Vardi (que fue la persona que fundó la primera compañía de software del país en 1969): «Por miles de años una madre judía quería que su hijo fuera un doctor. Ahora en Israel, lo que quiere es que sea un fundador de una start-up».