por

Bernardo de Gálvez y la ayuda militar española a la independencia de EEUU

Del mismo modo que Diego María Gardoqui fue una figura clave en la ayuda económica a la Revolución Americana, Bernardo de Gálvez lo fue en el aspecto militar.

Bernardo de Gálvez nació el 23 de Julio de 1746 en Macharaviaya (Málaga). Los Gálvez fueron una familia que tuvo un gran peso en la administración de las Colonias americanas. Tal vez por ello, siendo ya teniente, Bernardo hizo su primera incursión en tierras americanas en el año 1.769.

A los efectos que aquí nos ocupa – la ayuda de España a la Independencia Americana– es de destacar que fue nombrado coronel del Regimiento de la Luisiana en 1776, pocos días después de la Declaración de Independencia Americana.

La Luisiana había pasado de ser territorio francés a ser territorio español, y la primera misión de Gálvez fue activar la colonización en la zona. Fruto de ello se fundó la ciudad de Galveztown, que muchos hemos visto en las pantallas de los aviones cuando nos aproximamos a Houston, sin conocer su origen y reconocimiento que representa.

Paralelamente, y ya declarada la Independencia, Bernardo recibió la instrucción de apoyar discretamente a los rebeldes americanos. Ese apoyo discreto pasó a ser decidido cuando España entra en guerra con Inglaterra.

Entonces, la labor de Matías de Gálvez (padre de Bernardo) de atacar a los ingleses en el golfo de Honduras, se vio acompañada por una acción rotunda de Bernardo en la Luisiana.

De hecho, Bernardo, sin esperar órdenes de la Capitanía General de Cuba, decidió atacar los fuertes ingleses establecidos aguas arriba en el Mississippi. Posiciones que tomó a pesar de unas fuertes tormentas que supusieron graves problemas para sus barcos.

Posteriormente, el siguiente éxito fue poner sitio al fuerte Charlotte que protegía la ciudad de La Movila.

Pero sin duda, la batalla decisiva vino unos meses después, en la conquista de Pensacola (Panzacola) que, en definitiva, supuso cerrar el Mississippi a las fuerzas británicas. Y todo ello, comandando las tropas desde su bergantín Galveztown. De hecho, en el blasón de Bernardo Gálvez figura su imagen a bordo del bergantín y el mote “yo solo”, en memoria de esta hazaña.

Estos éxitos militares hicieron que fuera nombrado Capitán General del Ejército de Operaciones en América que debía continuar la lucha contra las fuerzas británicas.

Posteriormente, llegaron más reconocimientos. Fue nombrado Capitán General de Cuba y Virrey de la Nueva España, sucediendo a su padre, Matías de Gálvez.

Existe una asociación muy activa: La Asociación Cultural Bernardo de Gálvez y Gallardo Conde de Gálvez en Málaga. Los artículos que se recogen en su web son los que me han servido de base para este pequeño homenaje.

Por su lado, la Fundación Consejo España – EEUU, instituyó hace tres años el Premio Gálvez en memoria a este ilustre malagueño. El premio es una réplica de la estatua que está en Washington, y tiene como fin premiar a aquellas personas e instituciones americanas que ha sobresalido en el fortalecimiento de las relaciones hispano-americanas.

Hasta la fecha se han entregado dos galardones.

El primero a Bill Richardson (actual gobernador de Nuevo México) que se lo entregamos en la embajada americana en Washington en un tiempo que él estaba disputando las primarias en el Partido Demócrata.

El segundo a la Hispanic Society de New York. Este segundo galardón, se lo entregamos en un emotivo acto en Valencia, coincidiendo con la extraordinaria exposición de Sorolla que se mostró en varias capitales españolas con los fondos de dicha sociedad.