por

Apuntes desde la crisis: educación

Siempre que hablo de esto me dicen que los cambios en la educación tienen efectos en el largo plazo y que, por tanto, no nos sacará de esta crisis. Y es cierto. Pero si queremos ser competitivos en el futuro sabemos que la educación es la inversión más rentable a medio y largo plazo para crear y atraer riqueza.

El nivel de preparación de la población es un factor clave para el establecimiento de empresas de valor añadido. Y debemos ser conscientes de que éste es un capítulo prioritario porque los datos duros son escalofriantes. Permitidme algunos ejemplos:

  • Hoy las personas que tienen entre 18 y 24 años y que no han completado la secundaria asciende en España al 31,8% (peor que en 1998 que era del 26,6%) vs el 14,9% de la media Europea.
  • El 30% de las personas que entran en la Universidad dejan sus estudios en los dos primeros años. El 30% acaban sus estudios con un curso por año y el 40% repiten alguna vez. La media de permanencia en la Universidad para grados de 4 años es de casi 6 años.
  • En cuanto a la calidad de nuestras universidades, los datos son elocuentes. No hay ninguna Universidad española entre las 150 mejores Universidades del mundo. La única excepción se da en las escuelas de negocio, que por cierto son privadas, y tienen una dinámica muy diferente.

Atacar este problema tampoco es sencillo, pero las líneas básicas de mejora están detectadas desde hace mucho tiempo. Lo que ocurre es que requiere consenso no partidario, una reestructuración importante que deben asumir los académicos… y unas mayores exigencias de la Sociedad Civil, que no debe esconderse en la realidad de que siendo una distribución bimodal, los muy listos y esforzados, al final se preparan bien.

Pero además de los datos duros, hay datos blandos que debe hacernos pensar sobre los valores que transmitimos:

  • Aunque depende de los estudios, de forma consistente aparece que entre el 50% y el 60% de los estudiantes quieren ser funcionarios. Una sociedad sin empresarios, no progresa.
  • En España se está dando una reducción del número de alumnos en carreras técnicas… que contrasta con los ingenieros que se licencian todos los años en India y China. No hay innovación sin conocimiento técnico.